© 2016 NEWSODN Compagnia di Maria Nostra Signora
  • Jueves, 13 Diciembre 2018
  • Santa Lucía

Exposición unidad didáctica: "Cooperar para aprender - aprender a cooperar"

Experiencia nº 2.2: Desarrollo curricular - metodologías. Creación de un itinerario geológico por las calles de la ciudad. Una unidad didáctica integrada basada en estrategias cooperativas.

Septiembre 2013 | Mª Luz López Domínguez, odn (Valladolid, España) | Misión educativa

El Colegio de la Compañía de María de Valladolid expone una UNIDAD DIDÁCTICA INTEGRADA en el II Simposio Nacional sobre el programa "Cooperar para aprender - aprender a cooperar"

No se me ocurre un título mejor para nombrar la experiencia que hemos puesto en marcha en los colegios de la Provincia este curso escolar.

Un cambio metodológico que consigue desde el aula crear dinámicas participativas desde la equidad y la interacción; nuevos espacios de convivencia entre alumnos y de acompañamiento por maestros y profesores... Y una manera, también colaborativa de trabajar entre nosotros.

Los días 27 y 28 de junio, algunos de nuestros centros participamos en el II Simposio sobre aprendizaje colaborativo que se celebró en San Sebastián, dirigido por Pere Pujolas, de la universidad de Vic.

¿Por qué el trabajo cooperativo en el aula?

El compromiso de nuestra escuela por estos modos de hacer va mucho más allá de ser una moda educativa o una cuestión de competencia por la excelencia que nos garantice alumnos o subvenciones.

La nuestra es una escuela que tiene claro su proyecto educativo, que trabaja activa y creativamente para crear dinámicas y espacios inclusivos. Nuestro proyecto es un proyecto social. La justicia define su horizonte. También podemos llamarlo evangelizador.

Más allá de que el niño y la niña de hoy sean los ciudadanos de mañana, acostumbrados a las incertidumbres del presente, capaces de sobrevolar grandes cantidades de información, de vivir desde la multipertenencia y entenderse a si mismos en claves de identidad virtual... Más allá de que el mundo, al que estamos abiertas, nos define desde "conectividad"; la interacción personal en el aula es un principio básico en la escuela que educa.

El trabajo colaborativo es la mejor forma de reconocer que la diversidad es riqueza, la pluralidad es oportunidad, y de enseñar y aprender que no existen discapacidades, sino capacidades diferentes.

Inclusividad es que todos, alumnos, profes... y padres sepamos "dar espacio de presencia" a cada persona desde lo que le habita en su fondo más hondo, que pronunciemos su nombre desde su verdadera identidad y reconozcamos su particular modo de manifestarse al mundo...

La dificultad para el trabajo colaborativo tiene muchos nombres. Discapacidad o Sobredotación... Todo aquello que sólo nos busque desde el logro por el alto rendimiento académico y ponga por encima de todo principio el éxito individual, colabora, pero con “el lado oscuro” del mundo.

La pasividad que manifiestan los alumnos en el aula, asentada en la mentalidad de "el profesor es quien enseña porque se lo sabe”; en casa, si tengo ganas, veré si trabajo o no...", “basta saber lo que entra y no entra en un examen” tampoco es buena compañera del aprendizaje cooperativo.

El caso es que, creídos como estamos en estos principios, y viendo la situación del aula, nos ponemos manos a la obra y, el departamento de ciencias del Colegio La Enseñanza de Valladolid, programa una UNIDAD DIDÁCTICA INTEGRADA, en la que se estructuran, secuencian y seleccionan los aprendizajes desde la realización por parte de los alumnos de un PRODUCTO SOCIAL. En este caso, el producto de la unidad didáctica es la “Creación de un itinerario geológico por las calles de Valladolid”

La novedad no es bajar al laboratorio, realizar una salida fuera del aula, navegar por internet o elaborar una presentación... La novedad es llevarlo todo a cabo desde estrategias cooperativas como metodología de aula, acompañar los proyectos de equipo de cada uno de los grupos y valorar las tareas con las rubricas diseñadas por el departamento.

El profesor es más líder que experto. Asienta su autoridad en la relación de confianza que se crea en el aula permitiéndole acercarse a cada alumno y su nivel de aprendizaje desde la confianza que abre posibilidades de crecimiento y superación en el alumno.

Los roces que produce la mayor interacción se integran y resuelven en un proceso que los hace conscientes favoreciendo la reflexión personal y grupal, la autoevaluación y la verbalización de compromisos personales para la mejora de todos.
La inclusión de consigue a través de la motivación:

  •  El aprendizaje cooperativo facilita la participación del alumnado con dificultades de aprendizaje.
  •  En el alumnado con necesidades educativas especiales, que requieren una intervención específica y personal se produce una inclusión socioafectiva y una normalización de su presencia y participación en el aula.
  •  El alumno, motivado en muchas ocasiones por el ambiente familiar, al logro individualista de sus objetivos, está mejor situado por sus compañeros. Si ganas solo, eso no es ganar.
  •  El clima del aula es de trabajo activo y disfrute. Nos lo pasamos bien y nos incorporamos al ritmo de estudio que se va marcando en cada grupo.


Después de esta experiencia, atrevida y breve en el tiempo, nos encontramos también con dudas, dificultades y retos. Señalamos tres que nos parecen relevantes.

  • El seguimiento de los equipos base. Hay diferencias en cuanto a la aceptación y confianza en la dinámica. Hay equipos que requieren más ayuda para gestionar las dificultades internas del grupo
  • La evaluación de los contenidos de aprendizaje de la UDI y de la dinámica de los proyectos de cada equipo. El cambio de mentalidad, organización y funcionamiento que suponen para el colegio y sus equipos de trabajo. Acompañamiento pedagógico por parte del equipo directivo, creación de la comisión de coordinación pedagógica y seguimiento y coordinación de departamentos.
  • La información, confianza y colaboración de las familias. Las concepciones que los padres tienen sobre el trabajo en grupo distan mucho de los objetivos de este proyecto.


Queremos agradecer a los compañeros responsables del programa de formación de profesorado el esfuerzo que supone ir unos pasos por delante del claustro para acompañar el proyecto.

También nosotros pensamos que muchas veces lo hacemos mejor solos, o por lo menos, más rápido... Trabajar en equipo y de modo colaborativo es creer que los grupos, bien gestionados, son más creativos y eficaces que el individuo solo. El reto es para todos: no sólo hay que colaborar para aprender... Hay que aprender a colaborar.

Estamos llamados a ser comunidad.
 

Mª Luz López Domínguez: odn. Natural de Zaragoza. Licenciada en Ciencias Biológicas. En la actualidad es profesora en el colegio de Valladolid. Anteriormente también desarrolló su tarea docente en los colegios de Logroño y Zaragoza, en los que desempeñó puestos de dirección. También colaboró en estructuras pedagógicas de los colegios de la Provincia.


Descarga el artículo
aquí


 

 

AÑADIR COMENTARIO

0 Comentarios