© 2016 NEWSODN Compagnia di Maria Nostra Signora
  • Viernes, 28 Abril 2017
  • San Prudencio

El giro teológico

Una nueva luz en el desarrollo de la teología.

Enero 2016 | Erika Vallejo, odn (Medellín, Colombia) | Otras áreas

En los últimos años se ha despertado un interés muy novedoso en la filosofía francesa, en el campo fenomenología. Un interés que ha tenido como objeto el fenómeno religioso, el tema de Dios, que no ha sido objeto de ésta en los grandes autores modernos que la han iniciado (en principio los alemanes Edmund Husserl y Martin Heidegger). Giro significa literalmente hablando un cambio de dirección: lo que se ha querido decir, es que algunos autores franceses le han cambiado el rumbo final a la fenomenología, al introducir en ella lo que no tenía por qué pertenecer a ella.

La expresión “giro” es de nuestra lengua y es propiamente la traducción de una palabra francesa (tournant), utilizada por el filósofo D. Janicaud (Le tournant théologique de la phénomenologie française: Ed. De l’Éclat, 1991: “El giro teológico de la fenomenología francesa”). Janicaud utiliza esta palabra para criticar los planteamientos de algunos filósofos que según él han cambiado el sentido de la fenomenología al plantear una cuestión que no le correspondía tratar originalmente. Critica haber llevado a la fenomenología filosófica a hablar de Dios, a realizar un discurso en último término teológico. Los autores que Janicaud critica son en principio Émmanuel Lévinas, Jean-Luc Marion y Michel Henry. Pero luego se añadieron muchos otros nombres: Jacques Derrida, Paul Ricoeur, Jean-Luc Chrétien, Jean-François Courtine, Jean Greisch, Philippe Capelle, Clade Romano, Jean-Yves Lacoste (nombres citados en el prólogo de la obra “El Giro Teológico. Nuevos caminos de la filosofía”, UPB, 2013, p. 7).

1. La crisis moderna de la teología en lo referente al planteamiento acerca de Dios: el ateísmo, la teología de la “muerte de Dios”

Para comprender mejor lo que ha pasado con el giro teológico y sobre todo la luz que aporta para la renovación de la teología, conviene recordar un poco un aspecto fundamental de la crisis moderna de la religión y de la fe cristiana que se ha conocido desde el punto de vista filosófico como el ateísmo y desde un punto de vista más bien teológico como la “teología de la muerte de Dios”.

El fenómeno del ateísmo moderno: ¿por qué se ha llegado a esta crisis?

El ateísmo es un fenómeno que tiene su origen en los comienzos de la ilustración. La ilustración fue un periodo que se caracterizó por la importancia que le daba a la razón, los pensadores de esta época afirmaban que solo sería posible comprender los fenómenos naturales y sociales por este medio. La Ilustración defendía la democracia, el liberalismo económico y la libertad de culto y pensamiento. Ante un nuevo tipo de pensamiento, el ateísmo moderno es la consecuencia del choque entre el pensamiento antiguo y el moderno.

Pero, ¿Por qué la fe se vio involucrada en este proceso? Sencillamente porque la fe está arraigada en la cultura y en las instituciones del grupo humano que la sustentan. La Fe vive inculturada, esto es, dentro de las formas de pensar, en los hábitos sicológicos, en los modos de proceder de las instituciones, de los grupos humanos que la sustentan, es decir en la cultura de sus fieles.

Cuando se produjo el tránsito a la Modernidad, la fe cristiana estaba incultura en el mundo “mental” heredado de la Patrística y de la Escolástica y en el mundo “institucional” heredado de la época constantiniana.

Cuando eso sucede, hay dos alternativas. La primera: que el viejo paradigma heredado se confronte con las nuevas experiencias y de paso a una asimilación de lo nuevo, transformándose a sí mismo, manteniendo su validez. Pero se da también la segunda alternativa: que el viejo paradigma se resista al cambio o, sencillamente, que no sea capaz de asimilar los nuevos datos.

En una buena parte de la cultura occidental sucedió lo segundo. El mundo nuevo que emergía no podía ser asimilado por la vieja cristiandad, la cual quedó desplazada por un nuevo paradigma cultural que, de ese modo, se convirtió en una de las principales fuentes del ateísmo.

(...)
 

Leer artículo entero en PDF

Erika Vallejo Acosta, odn: Juniora de la Compañía de María. Licenciada en Matemáticas y Física Miembro del Equipo Internacional de AHE.

 

AÑADIR COMENTARIO

1 Comentarios

Carlos Restrepo dice:
Me ha emocionado mucho encontrar este artículo, ver que una semilla de reflexión germina y fructifica. En especial rescato este llamado a la experiencia de Dios en categorías existenciales! Es lo más hermoso que leí en este escrito. Un abrazo!! Carlos E.