© 2016 NEWSODN Compagnia di Maria Nostra Signora
  • Thursday, October 19, 2017
  • St. Laura

Año de la luz

La luz es motor de nuestra sensibilidad estética y es una fuente inagotable de creatividad.

Noviembre 2015 | ODN

El papel fundamental de la luz en la vida de los seres de la Tierra y en especial en la de los seres humanos es indudable. La luz no representa solo una fuente de energía esencial sino que ha permitido nuestro desarrollo como especie y ha construido los cimientos de nuestra civilización, nos ha permitido llegar a lugares remotos y desafiar los misterios de la noche y las tinieblas.

Es por todo esto que la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró este 2015 como Año Internacional de la Luz y las Tecnologías basadas en la Luz. A partir de esto, el Grupo de Bibliotecas Escolares, Infantiles y Público Escolares de Medellín –Grube- tomó como tema “El año de la luz” para el concurso de separadores de libros que organiza cada año. La participación en el concurso fue para mí toda una oportunidad para plasmar creativamente el mensaje que se quería comunicar sobre la importancia de la luz y sus tecnologías asociadas.

A través de la ilustración del separador, pretendía, ente otras cosas, resaltar y conmemorar tantas vidas dedicadas al estudio de la ciencia y las tecnologías basadas en la luz; Einstein, Maxwell, Faraday, Newton, todos científicos que hicieron sus contribuciones en el tema de la luz nos recuerdan, al estar unos sobre otros, que la ciencia es una construcción colectiva, pues en palabras del mismo Newton "si he logrado ver más lejos, ha sido porque he subido a hombros de gigantes". También intenté plasmar el comportamiento dual de la luz (onda y partícula) en las distintas formas de los rayos del sol, además de su papel fundamental para las plantas en el proceso de la fotosíntesis.

La luz no solo es importante para nosotros por sus alcances en la ciencia y la tecnología, sino que su relación con el arte ha sido permanente durante toda nuestra historia. La luz es motor de nuestra sensibilidad estética y es una fuente inagotable de creatividad. Nada conmueve más el corazón del ser humano que ver la luz blanca descomponerse en los colores del arcoíris, o la contemplación de la magia de una aurora boreal. De ahí que para nosotros la luz esté estrechamente vinculada con la Divinidad y que nos sirva cada día para crear cosas nuevas y llenar este mundo de asombro y belleza.
 

Descargar noticia en PDF